Las memorias de Lord Byron

Este libro trata de las memorias de Lord Byron, posiblemente el mayor poeta romántico de su tiempo, junto con sus compañeros Shelley y Keats. Recordemos que el movimiento romántico tuvo su inicio en Inglaterra con la obra de Wordsworth, Coleridge y, en menor medida, De Quincey. En Alemania el movimiento se originó con la obra de Goethe. Las memorias de Byron están llenas de anécdotas que sorprenderían a cualquier lector. Byron nació con un pie deforme, lo que le impedía andar con normalidad. Sin embargo, se dice que aprendió antes a correr que a andar. También según estas memorias se sabe que Byron perdió la virginidad a los nueve años con su institutriz May Gray. Ésta, a su vez, le enseñaba la doctrina calvinista de la Biblia. Byron era bisexual, y se puede decir que disfrutó de todas las facetas de la sexualidad. Su genio fue temprano. Se enamoró de su prima a la edad de quince años, pero no fue correspondido. Su porte noble atraía por igual a hombres y a mujeres. En su país fue considerado un poeta maldito, por lo que pasó grandes temporadas en el extranjero, en concreto en Italia y Suiza. Es famoso el episodio de 1816 en el que en la villa Diodati, en Suiza, los amigos allí reunidos, entre los que se encontraban Shelley y su esposa Mary, hicieron una apuesta para escribir relatos de terror después de una noche tenebrosa. De esa apuesta nació Frankenstein, obra inmortal que perdura hasta nuestros días, y también el vampiro, de John Polidori, médico personal de Byron. La obra de Byron abarca la poesía y el teatro. Los románticos veneraban el personaje de Satán del paraíso perdido, por considerarlo el rebelde que no se somete a las normas y que sigue sus propios principios. La influencia de Milton puede verse en la obra Caín de Byron, en la que se expone a Caín como el padre de la humanidad y que tiene contacto con demonios. Sus poemas son muy valorados por la crítica literaria. T.S Eliot dijo que Byron estaba sordo en cuanto a la métrica, pero que escribía según sus propias normas. Es conocida la animadversión de Byron hacia Shakespeare y toda su obra, llegando a decir que es un montón de basura. Por el contrario, Byron veneraba en exceso a Pope, auténtico poeta y hombre de letras según él. Borges dijo que la primera oleada del romanticismo era mejor que la segunda, que Wordsworth, Coleridge y De Quincey tienen textos más memorables que los de Byron, Shelley y Keats. Suelo coincidir en todo con el maestro argentino, pero en esta ocasión discrepo. Wordsworth tiene poemas inigualables y de una gran belleza y es considerado por muchos el padre de la poesía moderna. Pero Byron tiene versos también encantadores, como éste:

 

She walks in beauty, like the night

 

Camina en esplendor, como la noche

 

Byron fue amigo de Goethe y se carteó con él. Goethe dijo de Byron que era el hombre de su tiempo, pero que era como un niño pequeño fuera de su poesía. Sin duda Byron es uno de los más grandes poetas de Inglaterra, y sus obras han alcanzado la fama de la eternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s