La necesidad del arte

Ernst Ficher, el autor de este libro de ensayos, fue un filósofo y político austríaco de tendencia marxista, y así en esta obra hace un alegato a favor de la necesidad del arte para el ser humano. Fischer analiza por encima las distintas artes a través de los siglos, desde las pinturas rupestres hasta Picasso o desde la épica hasta Faulkner y Joyce. Se trata de un buen estudio para sumergirnos en la historia de la literatura principalmente, así como de la pintura y la música, cuyo capítulo acerca de la forma y el contenido en la obra musical sea tal vez de los más interesantes. Se investiga el origen del lenguaje, con las primeras aportaciones que hizo Herder en este ámbito. Al parecer, según las investigaciones últimas el lenguaje surgió como respuesta al trabajo, que es lo que hace al hombre hombre en toda su esencia. También se investigan ciertas costumbres antropológicas estudiadas por Frazer en la rama dorada, lo que entra dentro de la antropología social. Lo que más me ha llamado la atención es la tesis de que la alienación es el objetivo de toda obra literaria. Así, en las novelas de Kafka, el autor nos dice que lo que trataba de explicar era la alienación del ser humano frente a las máquinas y el sistema capitalista, y no la tesis metafísica o religiosa en la que Dios sería el centro de sus escritos. El arte siempre seguirá existiendo aunque la ciencia consiga mejorar la vida del hombre y modificarla, porque la nostalgia y las ansias del espíritu son infinitas. El romanticisimo y el simbolismo francés son los periodos mejor estudiados. Así, nos encontramos con la tesis de Goethe de que la metamorfosis existe en la naturaleza pero que mata el espíritu, pues destruye la esencia inmóvil. O a Novalis cuando canta que la vida es una enfermedad del espíritu y que el universo entero está en nosotros, como ya había postulado el idealismo subjetivo y más tarde el kantismo. Flaubert llega a decir que el autor no debe tener opinión de nada, al igual que Dios nunca da su opinión, y que el escritor debe ser científico en sus términos. Flaubert parece que odiaba al género humano y su inmutable ansia de destrucción del prójimo. Luego hay un estudio sobre si la forma es más importante que el contenido en la obra de arte, y una disquisición sobre cómo los cristales se forman. Según la tradición escolástica, partiendo de Platón y Aristóteles, la materia apetece la forma. La forma es lo que hace que un ser sea completo y perfecto. La entelequia es el proceso de perfección del ser en cuanto tiende a la realización de su forma. Como buen marxista, Fischer niega todo esto y desmiente a Kant y a Hegel, haciendo de las relaciones sociales y de las bases de producción y económicas el principio de las artes.

 

Libro muy interesante de leer, con algunas anécdotas curiosas y con el análisis de autores de tendencia marxista, que no son tan conocidos como quisiéramos en un mundo gobernado por el capitalismo del siglo XXI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s