Los evangelios gnósticos

En este ensayo, la autora, Elaine Pagels, hace un recorrido por los manuscritos de Nah Hammadi, que fueron la fuente del libro en cuestión. Nos encontramos con los orígenes del cristianismo. A partir del siglo II de la era cristiana, la iglesia católica se conforma como la ortodoxia del cristianismo, condenando otros movimientos alternativos como el gnosticismo. La secta gnóstica buscaba la salvación a través del conocimiento (gnosis) y sostenían que la muerte y resurrección de Jesús sólo fueron simbólicas. Sólo la apariencia del cuerpo de Cristo murió. Esto contradice los evangelios sinópticos y la doctrina paulina de que por la muerte de Cristo y su posterior resurrección alcanzaremos la vida eterna. La salvación para los gnósticos era de origen intelectual. Marción concebía una contradicción entre el Dios del antiguo testamento y el Padre de Jesús de los evangelios. Para él, Jehovah era el demiurgo que creyéndose el Dios supremo, creó el universo. Este demiurgo es malvado y nos condena a estar atados a la materia. El Padre de Jesús, por el contrario, sería el Dios verdadero y único, superior al demiurgo. En el credo de Basílides, hay 365 dioses subalternos que van emanando del Dios supremo hasta que el último de todos crea este mundo con material deficiente. Los gnósticos dieron respuesta a una pregunta que el cristiano se hace sin obtener respuesta alguna. ¿De dónde proviene el mal si Dios es todopoderoso y bueno? Para los cristianos ortodoxos y para la doctrina católica oficial, el mal es una causa deficiente y es una corrupción de un bien superior. Así, los demonios son ángeles caídos que en su estado primigenio eran buenos, pero se rebelaron contra su Creador porque querían hacerse cuerpos para mantener relaciones sexuales con mujeres. De aquí nacieron los gigantes que cita la Biblia, los nephelim. ¿Es Dios el responsable del mal en la Tierra? Si Dios todo lo sabe y todo lo prevé, debería haber sabido que Adán y Eva pecarían. Condenar a la muerte a toda la raza humana por el error de la pareja primordial es un acto despreciable y totalmente desproporcionado desde el punto de vista racional. Bayle sostuvo que el autor del pecado era el mismo Dios, y Hume hace responsable a Dios del mal en el mundo. Para los gnósticos, todo esto es mucho más fácil, descargando el mal sobre el demiurgo creador, que nos encadena al mundo material y deficiente. En el evangelio de Tomás Jesús dice que cuando lo masculino y lo femenino sean uno, que cuando lo interior refleje lo exterior y lo exterior refleje lo interior, entonces serás salvo.

 

El gnosticismo era la helenización del cristianismo, según el famoso historiador del cristianismo, Adolf von Harnack. Pronto encontró oposición por Parte de Ireneo de Lyon y de Tertuliano, dos famosos padres de la Iglesia. También Plotino atacó al movimiento gnóstico porque consideraba que despreciaba el mundo y los modos de acceso a lo inteligible.

 

Para los interesados en este tema, recomiendo la lectura de la obra del erudito Hans Jonas, la religión gnóstica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s