Los tipos duros no bailan

No suelo leer libros actuales, pero en esta ocasión he hecho una excepción al adentrarme en una novela escrita en 1984, año de mi nacimiento. Su autor, Norman Mailer, destaca por ser uno de los grandes escritores de crónica periodística junto con Truman Capote. Se trata de una novela negra en la que nos encontramos con personajes de todos los estratos sociales, y el desarrollo de la historia nos recuerda las mejores novelas de Chandler. El argumento es como sigue. Tim Madden, escritor alcohólico y fumador de marihuana, se ha separado de su mujer Patty, a la que adora, pero que le ha dejado por otro hombre. A su vez recuerda a su antigua amante Madeleine, que ahora está casada con el jefe de policía de la ciudad, Regency. En una noche de copas, Madden acude a un pub a tomarse unas copas y conoce a una nueva pareja que está de paso por el lugar. Inmediatamente se fija en la belleza de la mujer, a la que llama Jesica. Esa noche se emborracha como nunca antes y a la mañana siguiente se encuentra con un escenario desolador. El asiento de copiloto de su coche está lleno de sangre, pero no recuerda que nadie se subiera en su coche. Asimismo, cuando Madden va a su escondite donde tiene guardada su preciosa marihuana, encuentra la cabeza de una mujer decapitada, por lo que sale huyendo. A partir de este punto, Madden debe emprender una búsqueda contrarreloj para encontrar al asesino y demostrar su inocencia. También se ha hecho un tatuaje en el brazo en el que se lee el nombre de Laurel. Poco a poco Madden empieza a recordar cosas y a hilvanar ideas. Su mujer Patty sigue desaparecida y no sabe si la cabeza que ha visto en el bosque pertenece a ella o a Jesica. Nos movemos en el mundo del hampa y la droga, donde Madden se encuentra con el Arpón, que hace sesiones espiritistas y su amigo Stude. Éstos le dicen que se hizo el tatuaje la noche en la que estaba tan borracho, y que iba acompañado. El acompañante de Jesica aparece muerto en el maletero de su coche, al parecer se trata de un suicidio. Madden sigue sin recordar muchas cosas. Wardley, el ex exposo de Patty aparece en escena. Está buscando a su ex mujer. Todo se va aclarando conforme leemos la novela y avanzamos. El acompañante de Jesica era un homosexual reprimido que se ha suicidado al no poder hacer frente a perder a su amante heterosexual, ya que Madden ha mantenido relaciones sexuales con ella a plena vista de él. Regency es un agente corrupto. Finalmente Wardley le confiesa la verdad a Madden en la playa, mientras le apunta con una pistola, antes de suicidarse. Madden ha encontrado las dos cabezas de las mujeres, Jesica y Patty, y se las ha dado a su padre para que las tire al mar. Wardley asegura que Jesica y Patty están enterradas en la playa, y que Stude y Nissen están involucrados. Wardley mató a Patty por una cuestión de celos y de dinero, mientras que al final descubrimos que el jefe de policía Regency fue el que introdujo la cabeza de Jesica en el escondite de Madden para incriminarlo. Finalmente Madden vuelve con Madeleine, que mata a Regency para no dejar cabos sueltos, y todos los cadáveres son arrojados al mar, en las costas de Provincetown.

 

 

Una de las mejores novelas negras del siglo XX, con una lectura muy amena y entretenida y con páginas llenas de sexo, drogas y alcohol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s